Escrito de un adolescente

adolescenteHoy ordenando los escritos en mi ordenador he encontrado estas palabras escritas por un estudiante de TSDI que me envió tras una charla en su escuela.

“A falta de muy pocos días para finalizar nuestro segundo curso de imagen por el diagnóstico, abrumados por la cercanía de tantos exámenes juntos, cansados de toda la semana y con la cabeza puesta en nuestro deseado fin de semana, estamos a punto de entrar en nuestra última clase del viernes.

Se escucha en los pasillos: ¿Ahora qué toca? A lo que otros responden: Mamografía. Pero hoy no tenemos clase, hoy tenemos una conferencia. Bufff, seguro que me duermo, ¡será un tostón!, pienso.

Nuestro docente de la materia, el doctor Leonardo Romero, tiene un As guardado en su manga: acabaremos la semana con un coloquio de Merche García.

Sin más demora la charla empieza y no sabemos exactamente de qué va a tratar, delante nuestro se nos presenta Merche con un puesta en escena a primera vista normal y con un público desganado y apático. La charla, las diapositivas y los minutos van pasando, Merche se va ganando poco a poco nuestra atención y nos vamos dando cuenta de la gran comunicadora que tenemos delante y de su gran capacidad para hacernos reflexionar sobre ciertos temas.

La conferencia va in crescendo a un ritmo frenético, la magia de Merche envuelve toda la aula, por un momento  miro a mi alrededor y mis compañeras están sumergidos en sus palabras. La conferencia llega a un punto álgido donde la historia de Merche se convierte en nuestra historia. Las caras de los presentes mezclan multitud de emociones juntas y alguna que otra lágrima. Merche ha conseguido cautivarnos por completo y, si eso no es poco, su mensaje lleno de energía positiva, nos enseña que sin empatía con el paciente nuestro futuro como profesionales no tendrá ningún valor.

La conferencia de Merche finaliza, los aplausos de los asistentes son notorios, y las emociones están a flor de piel. La sensación de haber presenciado una conferencia con tanta energía positiva será difícil de olvidar, y el flechazo que me llevo a  mi casa respecto a Merche, me han hecho escribir estas líneas de felicitación y animándote a que sigas haciendo lo que más te gusta y de la forma que lo haces.

Un beso enorme!”

Lo que mas me ilusiona es ver que podemos llegar a los adolescentes! Depende de nosotros de nuestra manera de decir y de hacer!

 

 

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *