Clase de Mama: Y tu que eres tomate o zanahoria?

53843d3aa0e16cbf5f2ad346cef4c581Ayer me hicieron un regalo que no me esperaba. En mi centro de trabajo acudí a lo que en principio parecía ser una clase técnica de mamografía esta se dividió en dos partes, en la primera se nos explicó cómo hacer muy bien una radiografía sin perder de vista en ningún momento la técnica ni el ingrediente clave: “cada vez que estés haciendo una mamografía por cansado que estés, piensa que se la estás haciendo a tu mama”. Estuvo genial, como siempre que escucho hablar al Dr. Romero.

Después vino el coffe-break tan ansiado por todos, en especial por nuestro increíble ponente y a continuación vino “el regalo”, de ahí el título del post de hoy.

En esta segunda parte del curso Leo ( nuestro Dr.Romero) nos pidió que dejáramos la mente fuera de la clase y que por favor escucháramos con el alma, quisiera compartir con vosotros parte de dicha charla.

Basando su clase magistral en hechos científicos nos explicó como había otra forma de mirar las cosas. Aristóteles ya dijo: “educar la mente sin pasar por el corazón, no es educar en absoluto, sino pasamos por la sensación, sino pasamos a través de la emoción, sino nos mueve nada dentro no tiene el mas mínimo sentido hacer lo que hacemos”

Lo que importa no es lo que hago, es como hago lo que hago!

En medicina con respecto a diagnosticar y curar enfermedades somos geniales y seguiremos avanzando, pero no tenemos ni idea de que es la enfermedad. Más del 50% de las enfermedades son de causa desconocida, y sabemos que es la salud?.

El Dr.Romero, en las clases de anteriores años, le explicaba a sus alumnos que el proyecto genoma ( proyecto sobre genética) nos daría la respuestas, al acabar el proyecto los genetistas vieron que se suponía que debíamos tener 130.000 genes y teníamos 30.000, lo mismo que un gusano de tierra!. Genéticamente somos iguales en un 99,9 % a un chimpancé. Entonces la gran pregunta: si mi superioridad biológica como ser humano no está en los genes, dónde está?

Y la conclusión en modo metafórico sería: si seguimos pensando de la misma manera, seguiremos teniendo el mismo resultado. Si como tomate, cago tomate; si quiero cagar zanahoria, pues adivinen qué, hay que empezar a comer zanahoria. Pero es que yo quiero cagar zanahoria y seguir comiendo tomate y no quiero que nadie me venga a cuestionar el comer tomate. Finalmente llega alguien y te dice, probablemente el secreto para cagar zanahoria sea comer zanahoria y esto te hace raro.

Señores no podemos resolver los problemas de la misma forma como los hemos creado.

Cuando llegamos a las preguntas del final de la clase una parte eran dudas técnicas, pero la mayoría eran quejas, por supuesto fundadas, pero lo increíble fue ver como el Dr.Romero les hacía ver que cada “problema” que les ponían delante era una posibilidad para aprender de él. Les expresaba que podéis hacer vosotros de diferente para no sentiros molestos con esa situación y buscar una alternativa para aceptarla y aprender de ella. Para preguntaros: “ si no soy parte de la solución, paso a ser parte del parte del problema “

Ahí os lo dejo que sois tomates o zanahorias?, queréis seguir siendo lo mismo…

4 comentarios
  1. María del Mar
    María del Mar says:

    Empezar el día leyendo, aprendiendo, reflexionando… meditando. Qué más se puede pedir…Buen@s días a to 2!!! Y cómo no,Gràcies per compartir ho.

    Responder
  2. Christopher gonzález
    Christopher gonzález says:

    Al leer este post me has hecho recordar todas esas lecciones que Leo me ha dado en las clases de mamografia, soy muy fan de su manera de expresar y recuerdo cada una de las citas que has puesto. Estuve el otro día en un seminario tuyo y ahora también soy fan tuyo jejeje buen trabajo!

    Responder
    • Merche
      Merche says:

      Mil gracias Cristopher. Un placer poder estar con vosotros, sois el futuro y está claro que personas como tú “despiertan” mucho antes que yo o que Leo. Disfruta de la vida, seguro que tiene mucho que regalarte. Un besazo

      Responder

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *