Ayudar a vivir el final de la vida

 

imagesXDWHQ35LUna vez nacemos, lo único que sabemos que nos ocurrirá a ciencia cierta es que en un momento u otro moriremos, y sin embargo vivimos en una sociedad de negación a la muerte, no sé si nuestra creencia es que sino la nombramos no nos llegará, quizá tengamos que empezar a aprender a aceptar que la muerte forma parte de la vida.

En las Jornadas de duelo de hace unos días en Sant Pere de Ribes, utilizaron un sistema para acercarnos a lo que sienten las personas que están pasando un duelo anticipado, explicando cada uno de los ponentes uno o varios ejemplos reales.

Como el de un paciente de 40 años que se estaba muriendo de ELA, que cada vez hablaba con más dificultad y no quería que ningún médico de cuidados paliativos entrara en su casa,  no quería vivir y su opinión sobre los médicos es que no sabían nada y pedía una inducción a la sedación para “dormirse para siempre”, en su casa, con su mujer. Como gestionarlo siendo médico de cuidados paliativos… y como familiar…Uff!

O como Fernando viudo con 3 hijos con los que no tenia relación, cuando estaba muy mal iba al hospital, y a la que se encontraba medianamente bien, se iba…, en una ocasión en que los médicos aún no querían darle el alta, pidió salir para ir al banco un momento, lo acompañó una voluntaria, fueron a su casa y al llegar allí no la dejó entrar. Como ayudar a alguien que no quiere ser ayudado?. En este caso Olivia ( Trabajadora Social), al morir se ocupó de que entre los vecinos se hiciera una recolecta y ayudaran a pagar el entierro, y por supuesto respetó la petición de Fernando de no decirles nada a sus hijos ni durante, ni al final del camino.

Como veréis hay “Angeles” en la tierra que pasan desapercibidos y nos hacen la vida más fácil.

Hay terapeutas que se dedican a trabajar este periodo de duelo anticipado, esta ética que nos enseña a como hacer las preguntas oportunas, siempre teniendo en cuenta los 4 principios de la Bioética:

  • Autonomía
  • Beneficencia
  • No Maleficiencia
  • Justicia

Escuchar hablar sobre las emociones dolorosas y la gestión de los valores a personas completamente entregadas a este “trabajo”, buscando en todo momento el sentido de la persona afectada, sin juzgar absolutamente nada, es realmente un regalo para los oídos y el alma.

Como dijo la Dra Marta Albiol en estas jornadas de Duelo nombrando una cita del “Principito”:

“ Lo esencial es invisible a los ojos”

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *